Talleres y proyectos de Musicoterapia • 639 678 489 • domingo@latapia.es



Musicoterapia y los beneficios para enfermos de Alzheimer y otras demencias.


La enfermedad de Alzheimer (EA), también denominada mal de Alzheimer o simplemente alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales. La enfermedad suele tener una duración media aproximada de 10-12 años, aunque esto puede variar.

Las sesiones de musicoterapia consisten en hacer música con ellos, y que la música sea el medio, el vehículo que facilite el conocimiento personal y la apertura hacia los demás. El trabajo de musicoterapia con enfermos de Alzheimer debe hacerse con periodicidad, una duración concreta y una estructura en cada sesión que les permita orientarse. En función de los objetivos y de las necesidades de cada grupo.

            Se pueden desarrollar distintas actividades: improvisaciones musicales (libera tensiones y emociones, manifiestan tal como son y como se encuentran), canto (favorece la autoexpresión, memoria, razonamiento, relaciones interpersonales), diálogos musicales – intercambios musicales improvisados, sin palabras-, Viajes musicales a través de fragmentos de música para invitarles a un viaje con la imaginación, Audiciones -normalmente temas de su pasado, composición de canciones, recreación musical de cuentos, construcción del árbol genealógico musical, etc.

Es importante no sólo trabajar con los enfermos de Alzheimer sino ofrecer la posibilidad de desarrollar, al menos puntualmente, actividades conjuntas con el cuidador con el fin de mejorar la comunicación entre los dos, y hacerlo desde un ambiente lúdico, donde el placer por la música sea la protagonista y no la enfermedad.

Los beneficios son múltiples como por ejemplo:

  • estimulación de la memoria y de la reminiscencia gracias a los recuerdos promovidos por la música;

  • como actividad creativa fomenta la autoestima y hace tomar conciencia de las capacidades y potencialidades vigentes;

  • mejora las funciones motoras y sensoperceptivas;

  • fomenta las relaciones interpersonales, facilita y promueve la comunicación y las relaciones sociales;

  • con el aumento de la autoestima, aumenta la seguridad en uno mismo ya que la música suele actuar como disparador de pensamientos positivos e ideas creativas;

  • se producen cambios emocionales positivos y un mayor dominio de las emociones

  • mejora las funciones motoras, perceptivas sensoriales: el ritmo, elemento dinámico de la música sirve de estímulo en procesos psicomotores, consiguiendo una mayor coordinación de los movimientos;

  • favorece y estimula el desarrollo intelectual y cognitivo

  • y  actúa como elemento relajante frente a desequilibrios nerviosos y problemas de estrés.



MUSICOTERAPIA, MOTIVACIÓN Y CONVIVENCIA EN LAS AULAS.

Hemos constatado que para incrementar notablemente la motivación para el aprendizaje y la convivencia, es necesario mejorar el ambiente prosocial en las aulas. Mediante la intervención musicoterapéutica somos capaces de incrementar la prosocialidad, alcanzando con ella una presencia positiva y unidad que podemos definir con Roche como una presencia personal que expresa actitudes de proximidad psicológica, atención, escucha profunda, empatía, disponibilidad, ayuda y solidaridad para con otras personas, contribuyendo a un clima psicológico de bienestar, paz, concordia, reciprocidad y unidad en un grupo.

MT en las aulas