Talleres y proyectos de Musicoterapia • 639 678 489 • domingo@latapia.es



Hacia Casasola


Entramos y salimos muy rápidamente de Alcadozo, un pueblo Albacete de unos 800 habitantes en los comienzos de la Sierra de Alcaraz y Segura. Y nos encaminamos ya hacia Casasola, una de sus aldeas que está a unos seis kilómetros monte adentro y arriba, hasta llegar a unos 1.200 mtras de altitud.


Dos familias viven de forma continuada en la aldea que está rodeada de grandes extensiones de pinares sobre todo, grandes bancales de cebada, algunos de trigo y también de almendros y viñedos.


Lo primero que llama la atención es la gran descontaminación lumínica y acústica del lugar. Algún animal, algún tractor, alguna voz humana suenan de vez en cuando, pero nada resulta estridente. Y comienzas a notar el latido de la naturaleza.


En medio de la naturaleza


El primavera todo el monte está lleno de vida. Hay una gran variedad de floración con todo tipo de hierbas silvestres, sobre todo romero. En menor medida, tomillo, lavanda, salvia, manzanilla… El grano forma grandes extensiones verdes que, mecidas por el viento, ofrecen un espectáculo de calma precioso. Los animales salvajes corretean por allí (conejos, perdices, jabalíes, búhos, ardillas, águilas…), además de las ovejas.


El silencio, el aire limpio, el verde, los olores de las flores, la gran tranquilidad… todo te invita a bajar la voz, a caminar despacio, a respirar profundo.


Es tan profunda la ausencia de ruidos que aumenta la capacidad de atención y concentración conforme tomamos contacto con la naturaleza. Es fácil percibir en nosotros un estado de bienestar y cómo nos recuperamos físicamente. Desciende nuestra irritabilidad y aumenta la capacidad asertiva. Somos capaces de abrirnos y expresar nuestras emociones y sentimientos con más facilidad. Y, por supuesto, nos sobrecoge enseguida un sentimiento de respeto profundo por la naturaleza que transitamos, sintiéndola al lado nuestro, en ningún momento por debajo nuestro y a nuestro servicio.  Recuperamos ese sentimiento ecológico integral. Y la ética del cuidado hacia nosotros, hacia los demás, hacia la naturaleza a la que pertenecemos va desplazando a la estrategia de la utilización que este sistema nos ha enseñado.





Paseos musicoterapéuticos


Este entorno es el que vamos a recorrer en diversos paseos de media mañana, por la tarde, al anochecer, al amanecer para dejarnos influir por los múltiples matices que nos ofrece, sus diferentes paisajes, descubriendo rincones, admirando detalles, escuchando, escuchando, escuchando esta impresionante naturaleza llena de vida con todos nuestros sentidos.


La musicoterapia nos ayudará a proveer estos momentos de experiencias musicales y sonoras por medios de las cuales expresaremos nuestros sentimientos y emociones, sin palabras, con pocas palabras, para que nuestra expresión sea libre, sin incertidumbres. Una expresión que el grupo acogerá plenamente y que integrará en la banda sonora que iremos construyendo durante estos dos días.


La Musicoterapia, lo mismo que el contacto con la naturaleza, influirá en todas nuestras dimensiones como seres humanos.  Patricia Martí (Betés del Toro, M., 1997, pp. 293-296) señala, por ejemplo, dimensiones como la fisiológica, la emocional, la cognitiva, la social o la espiritual. Todas ellas, presentes en la intervención musicoterapéutica en mayor o menor medida y cada una de ellas con algunos beneficios como los que reseñamos a continuación.


Si atendemos a la dimensión fisiológica,

-provoca una mayor o menor activación de sus ondas cerebrales,

-influye en el pulso y la presión sanguínea,

-en la actividad muscular o

-en el sistema inmunitario.

Desde la dimensión emocional

-modifica el estado de ánimo,

-ayuda a expresar emociones y sentimientos profundos,

-despierta, evoca y provoca sentimientos diversos.

Si nos fijamos en la dimensión cognitiva

-estimula la imaginación y la creatividad, el lenguaje y la capacidad de atención,

-ayuda al aprendizaje,

-evoca asociaciones,

-estimula la memoria a largo plazo o mejora la reciente,

-mejora la orientación en la realidad.

En cuanto a los efectos en la dimensión social,

-favorece la integración social o

-la expresión individual ante el grupo,

-contribuye al desarrollo de habilidades sociales,

-facilita la cohesión grupal y

-hace aparecer el sentimiento de grupo,

-contribuye a las relaciones sociales

-e invita al diálogo.

En la dimensión espiritual,

-provoca sentimientos de felicidad,

-ayuda a expresar lo inexpresable,

-ofrece vivencias de paz, serenidad, armonía, sabiduría,

-despierta un sentimiento de conexión con el universo y lo inefable

-e invita a la reflexión y exploración sobre el sentido de la vida.


Nuestra casa

Una pequeña casa de la aldea restaurada nos servirá de sencilla residencia. Sus cien metros pueden albergar con cierta comodidad a 8 personas en una habitación con dos camas, un repartidos con un sofá cama para dos personas, una habitación con una cama para dos personas y un salón con otros sofá cama para otras dos personas que también será lugar de estar y comedor. Un cuarto de baño y un aseo pequeñito, la cocina y pequeño garaje aparte de la casa donde poder cocinar con leña.

Esta casa está presidida por dos frases que se repiten por varios rincones de la casa: “Hagamos caso al corazón” y “Hace un día precioso”.


APÚNTATE CON TUS AMIGOS

Es una actividad pensada para adultos y, sobre todo, para grupos de amigos y familiares que quieren compartir un fin de semana en torno a la naturaleza y teniendo la experiencia de acercarse a ella con experiencias musicales.


Escoged uno de los cinco fines de semana y reservarlo llamando al número 639 678 489 o enviando un correo-e a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla indicando tu nombre, la cantidad de personas del grupo y los datos de contacto de uno de ellos. Ese será un buen momento para preguntar dudas, detalles, pedir aclaraciones…


Nos pondremos en contacto con vosotros y, si decidís participar, os enviaremos algunos documentos con información, otros a rellenar y el número de cuenta donde ingresar el dinero de la reserva.



MUSICOTERAPIA, MOTIVACIÓN Y CONVIVENCIA EN LAS AULAS.

Hemos constatado que para incrementar notablemente la motivación para el aprendizaje y la convivencia, es necesario mejorar el ambiente prosocial en las aulas. Mediante la intervención musicoterapéutica somos capaces de incrementar la prosocialidad, alcanzando con ella una presencia positiva y unidad que podemos definir con Roche como una presencia personal que expresa actitudes de proximidad psicológica, atención, escucha profunda, empatía, disponibilidad, ayuda y solidaridad para con otras personas, contribuyendo a un clima psicológico de bienestar, paz, concordia, reciprocidad y unidad en un grupo.

MT en las aulas