Warning: Declaration of YOOtheme\Theme\Wordpress\MenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/latapia7/public_html/wp-content/themes/yootheme/vendor/yootheme/theme-wordpress/src/MenuWalker.php on line 8
En el Autobús

Recrear

Diario de un musicoterapeuta.

Esta mañana de otoño, me he levantado recordando una experiencia que tuve en el confinamiento, allá por abril de este año. Creo que sigue siendo válida la reflexión que hice en ese momento.

Una de las técnicas que utilizamos en nuestras sesiones de musicoterapia es el de la RECREACIÓN DE CANCIONES. Personalmente la utilizo con bastante frecuencia porque he experimentado cómo las palabras pueden cambiar la realidad para bien o para mal.

Y si esas palabras, además, son cantadas, influyen más poderosamente en nosotros.

La técnica de la recreación en musicoterapia consiste en cambiar la letra o la música de una canción existente. Normalmente es la letra lo que cambiamos. Como yo hice con una canción que me llegó un día a primera hora. E hice el cambio para que el estribillo que me sonara durante todo el día fuera muy diferente a lo que me habían mandado y yo había escuchado..

No hablo en absoluto de la intencionalidad de quién me envió ese corte, en ningún momento pretendo juzgarlo. La recreación surge a partir del sentimiento que me provocó escuchar ese estribillo. Y mi sentimiento y las emociones que provoca en mí es algo totalmente distinto de la motivación de quien lo envió. Pues bien, el sentimiento al escuchar el estribillo fue de desesperanza, de tristeza, de horizontes cerrados.

Posiblemente fue así porque el audio era de una persona que pretendidamente nos lanzaba un mensaje de alegría, aunque lo que acompañaba a este mensaje era un estribillo que repetía: “Hoy, igual que ayer. Todos los días lo mismo”, esa famosa canción de Los Chichos.

Mi respuesta, mi reflexión, fue recrear ese estribillo, darle un sentido nuevo reflexionando sobre nuestro estado actual de preocupación y distanciamiento social provocado por la pandemia que nos asola. La recreación fue la siguiente:

“Hoy. igual que ayer.

¡Todos los días lo mismo!

Hoy, igual que ayer”.

¡Todos los días remando!

Todos los días remando

para poder alcanzar

la playa y su alegría.

Porque hoy es nuevo día,

igualico y diferente.

Tatúalo en tu frente,

mejor en tu corazón.

Remar, remar y remar.

¡Juntos podemos llegar!

En esta época, de una forma especial, intento no contagiar emociones relacionadas con el miedo, la ira o la tristeza. Intento reforzar en mi la idea de que todos estamos tratando de dar lo mejor. Intento buscar la manera de adaptarme a los nuevos cambios. Intento agradecer y valorar, encontrar un propósito, ayudar y estar abierto para recibir ayuda.

Así, seguro que lo conseguiremos, juntos lo conseguiremos. Querida amiga, querido amigo, en casa, en el trabajo, en tus controladas relaciones, intento hacer presente sobre todo el sosiego, la paciencia, las relaciones positivas, la resiliencia y la creatividad.

Lo mismo es un buen momento para la regeneración amorosa de nosotros mismos y de nuestro entorno más cercano. Ya sabéis que no hay regenerador más potente que el amor para nosotros y la tierra que nos acoge.

¡Remar, remar y remar!

¡Juntos podemos llegar! Besicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir esto